Nuestro Blog de hoy lo publicamos motivados por las numerosas consultas que sobre las compañías de seguros y la problemática que plantea cambiarse o dar de baja una póliza.

Lo primero que debemos advertir a todos los asegurados es que la decisión de cambio o darse de baja no se debe tomar sin estar previamente informado.

En estos tiempos todos queremos reducir gastos y cualquier oferta que los comerciales de las compañías nos hagan las valoramos mucho, sobretodo si el cambio nos ahorra un dinero, antes de hacer algo tener en cuenta los siguientes puntos ya que no en todas las ocasiones suelen advertirnos de las consecuencias de nuestro cambio:

  • Lo primero es que se debe comprobar es nuestra póliza , ver su duración y si existe prórroga automática anual (suele ser así en todas). Las pólizas de seguro tienen una vigencia anual, se deben pagar al inicio del contrato (aunque haya compañías que nos permitan el pago fraccionado en vez de pagar la totalidad al inicio ),y son de prórroga automática salvo que indiquemos lo contrario, es decir se renuevan sin necesidad de que nos avisen de ello. Es muy importante saber que no podemos cambiarnos de seguro en cualquier momento , sólo está permitido hacerlo al finalizar dicho año, el Artículo 22 de la Ley de Contrato de Seguro establece que Las partes pueden oponerse a la prórroga del contrato mediante una notificación escrita a la otra parte, efectuada con un plazo de dos meses de anticipación a la conclusión del período del seguro en curso.”, por lo tanto no hay que apresurarse , si hemos contratado nuestro seguro en Enero de 2012 y nos queremos cambiar en Marzo no podremos hacerlo, tendremos que esperar todo el año y avisar en Octubre a la compañía de que no queremos seguir.
  • Las contratos de seguro no son iguales que los contratos de las compañías telefónicas, es decir, no existe la llamada portabilidad en la que la compañía nueva avisa a la antigua de nuestra decisión de cambiarnos, por ello, somos nosotros los que tenemos que avisar de que no queremos seguir con nuestro seguro, ¿cual es la mejor manera de hacerlo?,como el mencionado artículo recoge ; por escrito, lo mas recomendable es el burofax o la carta certificada con acuse de recibo dirigido al domicilio social de la compañía, es desaconsejable hacerlo por fax o mail ya que no se consideran medios fehacientes de notificación, y por supuesto en ningún caso de manera telefónica.
  • Si decidimos cambiarnos a mitad de año sin cumplir la anualidad la compañía de seguros puede exigirnos el pago total de la póliza que quede pendiente si es que se paga de manera fraccionada , si se ha pagado al principio de la anualidad no nos van a devolver el tiempo que no vamos a disfrutar. En caso de esperar a última hora para cambiarnos, si no avisamos con dos meses de antelación, nos podrán exigir continuar con ellos un año más. En ambas situaciones causar baja de manera incorrecta se considera un incumplimiento del contrato por parte del asegurado, por lo tanto, la compañía de seguros nos puede exigir el pago total de la póliza.
  • Una excepción a la norma del cambio o baja con preaviso de los dos meses es que la compañía incumpla alguna de las clausulas del contrato o que modifiquen las condiciones del mismo. Cualquier modificación que la compañía haga de nuestro contrato (riesgo asegurado, prima, etc) nos debe ser comunicada por escrito para darnos la posibilidad de oponernos a ella o aceptarla, debemos comunicar que no estamos de acuerdo y exigir que nos mantengan las condiciones contratadas, en caso de no ser avisados y no mantenernos dichas condiciones podremos darnos de baja. Si el problema es, por ejemplo, que no nos cubren un riesgo que tenemos asegurado, al ser un incumplimiento podremos darnos de baja sin el preaviso ni esperar a que se acabe la anualidad, bastará con una comunicación por escrito en ese momento (aconsejable asegurarse antes que efectivamente existe un incumplimento).

Esperamos que nuestros consejos os sirvan a tomar una decisión correcta cuando os encontréis en esta situación y que contéis con toda la información antes de aceptar ofertas comerciales tentadoras.