Es un hecho. Ya te puedes olvidar del roaming cuando viajes por cualquiera de los estados miembros de la UE porque desaparece a partir del 15 de junio de 2017. Desde ese momento emitir y recibir llamadas o navegar por internet con tu móvil te costará lo mismo que en España. Sin importar si tu teléfono es de contrato o prepago.

La medida afecta a los 28 estados miembros de la UE aunque próximamente está previsto que también se implemente en todos los países del Espacio Económico Europeo en los que se incluiría Islandia, Liechtenstein y Noruega.

De momento no está previsto abolir el roaming si llamas fuera de la UE.

La abolición del roaming está planteada para hacer un uso normal de nuestra tarifa cuando viajemos por la UE, pero no implica que los consumidores puedan contratar tarifas más económicas de operadores de otro país. La clave está en que, si en un periodo de cuatro meses se detectara que el consumo es mayor en otro país diferente al de la tarifa contratada, la operadora podrá pedir cuentas al consumidor por considerar que se está dando un uso abusivo.

Por ello, la UE recomienda contratar con un operador local cuando nos trasladamos a otro país. En caso de detectarse un consumo abusivo o finalizarse los datos o minutos incluidos en la tarifa contratada, tu operador podrá pasar a cobrarte un sobrecargo por tu consumo en roaming.

  • Hasta el límite de 3,2 céntimos por minuto para las llamadas.
  • 1 céntimo para los SMS.
  • 7,7 euros por GB (éste último bajará de forma progresiva hasta los 2,5euros en 2022).
  • Si tuvieras una tarifa ilimitada de datos o incluso datos muy baratos, el operador puede establecer un límite aunque deberán avisarte de antemano. Si lo sobrepasas, pasarán a facturarte lo que te decíamos en los puntos anteriores.

FUENTE: www.ocu.org