El Tribunal Supremo en sentencia del día 16 de abril de 2015 ha determinado que se entiende valida una sentencia de divorcio que fue solicitada de mutuo acuerdo por ambos cónyuges pero que no se pudo notificar al marido por haber fallecido. En este caso fue la esposa la que solicitó que se anulara el divorcio puesto que no había sido notificado a su marido por fallecer este cuatro días después de dictar sentencia de divorcio, pues bien, en este caso el Tribunal Supremo ha determinado que el divorcio es válido y con todos los efectos puesto que estos se producen desde la firmeza de la sentencia y no desde la notificación.

 

Os dejamos un extracto de la sentencia:

“En consecuencia no se ha extinguido en este caso la acción de divorcio por la muerte del esposo, porque dicha acción ya había producido sus efectos propios al haber recaído sentencia que así lo declaró a petición de ambos cónyuges. En cuanto a que la producción de los efectos propios del divorcio tiene lugar a partir de la firmeza de la sentencia (artículo 89 Código Civil) es preciso tener en cuenta lo dispuesto en el artículo 774.5 de la Ley de Enjuiciamiento Civil del que se desprende que la firmeza sobre el pronunciamiento de divorcio se produce con la sentencia de primera instancia cuando ha sido solicitado por ambos cónyuges y, en consecuencia, no resulta recurrible al responder tal pronunciamiento a lo pedido por ambos litigantes.”

sentencia supremo 2032015